Considere la terapia si...

  • Tiene una sensación abrumadora y prolongada de sentirse indefenso y triste y si sus problemas no parecen mejorar a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de sus familiares y amigos.
  • Le resulta difícil realizar las actividades cotidianas: por ejemplo, no puede concentrarse en funciones propias de su trabajo y, como resultado, su desempeño laboral se ve afectado.
  • Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está permanentemente nervioso.
  • Sus acciones son nocivas para usted o para los demás: por ejemplo, está tomando demasiado alcohol, abusa de drogas o se ha vuelto excesivamente discutidor y agresivo.

Bibliografía


American Psychological Association. (2018). En busqueda de ayuda:como elegir un psicoterapeuta. Obtenido de American Psychological Association: http://www.apa.org/centrodeapo...