1 Un padre te regaña, y un padre nutritivo te orienta.

Es común saber que los papás se dirigen a ti para llamarte la atención por cosas que no has hecho, cuando el verdadero arte está en lograr que tu hijo entienda “para qué hacer las cosas” Ejemplo: no es lo mismo “¡Hey, tiende la cama!” a “Es importante tender la cama para que cuando llegues cansado a acostarte en la noche, tu cama este limpia y cómoda para descansar”

2Un padre te exige que estudies, un padre nutritivo te explica la importancia de estudiar.

Muchos padres les exigen a sus hijos estudios para demostrar que son buenos padres, la aventura esta en lograr que el joven desee ir a estudiar por voluntad propia. Ejemplo: no es lo mismo “¡Tienes que estudiar para ganar dinero, ser alguien, no batallar!” a “Mi niño, tus estudios son importantes porque eso te va a fortalecer diferentes habilidades esenciales para la vida, destreza de análisis, lógica, creación de proyectos novedosos para aportar algo al mundo”

3Un padre te dice que resuelvas tus problemas, un padre nutritivo te acompaña hasta que los resuelves.

También es sabido que los padres responsabilizan de sus problemas a sus hijos, es bueno, pero también los podemos nutrir para fortalecer esas habilidades que aún no adquieren. Ejemplo: no es lo mismo “Tú te metiste en ese lio, ahora resuélvelo” a decir “Mira, analicemos por partes, ¿Cuál es el problema?, ¿Cuáles son las posibles soluciones?, ¿Cuál crees que te funcione mejor?, ¿Qué ocupas para aplicarla?, ahora aplícala.”

4Un padre te corrige en público, un Padre nutritivo espera el momento adecuado.

Constantemente vemos por las calles a padres gritándoles y aventando a sus hijos por algo que habrán hecho o algún berrinche que estén haciendo, pero también puedes contar hasta diez, recordar que amas a tu hijo, y explicarle las consecuencias de lo que esta pasando. Ejemplo: no es lo mismo “!Cállate¡ ¡deja de llorar¡ ¡no te lo puedo comprar¡” a decir “Esto que haces no es correcto, vamos a hablar de las consecuencias de esto que está pasando en casa.”

5Un padre te habla cuando quieres hablar con él, un padre nutritivo te busca para hablar.

Sabemos que los padres ahora trabajan ambos y llegan cansadísimos a casa con ganas de que nadie les hable ni les hable de problemas de familia, pero estas en el camino de la paternidad y eso a veces implica poner atención a pequeños detalles que pueden lograr un mayor impacto en tus hijos. Ejemplo: no es lo mismo “Benjamín (hijo): papá, tengo un problema, quisiera hablar contigo. Javier (Papá): claro hijo, hablemos. (Que también es bueno, pero puede mejorar) si tu como papá dices “Benjamín, te observo afligido, ¿hay algo en lo que te pueda apoyar?”

 

6Un padre te dice cómo hacer las cosas, un padre nutritivo te fortalece para crear nuevas formas.

También los papas saben muchas cosas, y como abuelos más, e intentamos que los hijos hagan las cosas como nosotros aprendimos a hacerlas, pero también es posible trascender si logramos que ellos descubran nuevas formas de hacer las cosas. Ejemplo: “no es lo mismo, hazlo asi, hazlo asa, porque asi se hace” a decir “mira mi niño, yo lo hago así, a ti, ¿Cómo te gustaría hacerlo? ¿Habrá una forma diferente de hacerlo? Hagámoslo así y vemos que pasa.

 

Algunos de estos puntos pueden sonar imposibles, no es fácil, pero es una odisea maravillosa el lograr que nuestros hijos sean seres pensantes, analíticos, con habilidades sociales y con eficientes recursos personales para resolver nuevos problemas, es importante practicar algunos puntos porque también nos puede sacar de nuestro confort. Permitamos nutrir a nuestros hijos, y también a ser nutridos en su momento.

Recuerda que estar bien con tus padres, es estar bien con la vida y eso te va a llevar a estar bien en el mundo.